miércoles, 30 de noviembre de 2011

"Mirar la vida a la cara. Siempre hay que mirarla a la cara, y conocerla por lo que es. Así podrás entenderla, quererla por lo que es y luego guardarla dentro. Guardaré los años que compartimos. Guardaré esos sueños siempre... y el amor...el amor siempre." Las horas













 El mundo se desmorona...O eso es lo que sientes mientras el resto lo ve perfecto. Así se sentía cuando notaba como sus vidas comenzaban a separarse. El dejar de ser uno para ser dos era lo que verdaderamente llenaba de tristeza su corazón.

Se conocieron una tarde de otoño, él con su té rojo especial y ella con su café eterno. Se miraron y ahí comenzó todo. Se unieron dos almas en una vida, dividió dos vidas en un mundo y se encontró un mundo dentro de esas dos vidas. Se unieron para luchar contra el universo, contra el cosmos, contra ellos mismos... En una lucha incansable, invencible, increíble pero sobre todo interminable...Como su historia. Una aventura que comenzaron con un sí, un sí eterno.

Porque cuando luchas nada se acaba, nada termina, nada pasa y se olvida, nada deja de ser lo que fue.

7 comentarios:

  1. Nunca hay de dejar de luchar... Y hay muchas formas de luchar. Nunca tirar la toalla... Jamás.


    Tiró la toalla y la cubrió el olvido

    ResponderEliminar
  2. La última frase, deberíamos grabárnosla en un trozo de madera y colgarlo de algún lado.

    ResponderEliminar
  3. sin comentarios bonita :)

    Anónimo Naive.

    ResponderEliminar
  4. la nada nunca termina como la fantasía, luchemos por lo que creamos por lo que creemos ;)

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Jo... Gracias! Me están empezando a animar para actualizarlo. Lo tengo abandonado!

      Eliminar